fbpx

Hecosam, funda para pala pastelera

La funda para pala pastelera es el resultado de la experiencia directa de más de 11 años en  el sector de hostelería, viendo todos los problemas existentes con los métodos actuales de emplatado de postres ( como el volcado de la porción, mezcla de sabores, pala sucia de cremas y merengues,  contaminación del producto, ect) 

Por estas necesidades, se me ocurrió la idea de la funda desechable, que descartá estos problemas y facilita el trabajo al profesional al servir una porción de tarta, dando un servicio más óptimo al cliente. Me puse a investigar tanto por internet como en tiendas de utensilios sobre lo que podría ya existir como soluciones. Esa investigación me hizo darme cuenta que las soluciones prácticamente no existían o bien no contenían las exigencias para esos problemas.

 Además, identifiqué problemas adicionales, como por ejemplo la gran variedad de formas y tamaños que existen en las paletas por lo que me hizo variar y ampliar las opciones, para su diseño y utilidad.

Seguí trabajando durante un tiempo dándole vueltas a la idea.

Comentando con diversos amigos y profesionales que me alertaron de la conveniencia de patentar el modelo y así lo hice. Allí me enteré de las limitaciones de cobertura de las patentes y de las precauciones que hay que mantener aún con un modelo de utilidad registrado.

Seguía con mi inquietud pero con muchos miedos.

Mi imaginación siguió produciendo ideas para el avance del proyecto y se me fueron ocurriendo más posibilidades de uso además de las tartas y diferentes ocasiones rutinarias y otros momentos más especiales  como podría ser;( bodas, baby shower, donde incluso se podría grabar nombres).

Me surgieron entonces dudas sobre el mejor tipo de material, pues inicialmente había pensado en el plástico, pero las tendencias sociales, legales y medioambientales exigían otra cosa.

Entonces, a la duda sobre el valor de la idea, el problema de la variedad de paletas (formas y tamaños) y el diseño y su protección, se sumaba ahora lo del material. Esto me llevó a comenzar otro investigación a la cual me resultó bastante interesante, pues descubrí que había varias alternativas como por ejemplo: el bioplástico, para mi la mejor opción por su bajísimo grado de contaminación y su gran facilidad de degradación.

Así fui superando miedos, faltas de información, inversión en tiempo y patentes a riesgo de no conducir a nada, hasta que me hablaron del  programa Cámaraemprende y decidí abrir esa puerta. Mi proyecto siguió teniendo sentido para mí y volvió a ocupar un lugar.  

 

 

Durante estos más de 11 años de experiencia en el sector de hostelería, he observado repetidamente que el contacto directo de una pala pastelera con su porción a servir produce una adhesión que al momento de colocar la tarta en el plato y retirar la pala,( a veces con ayuda de otro utensilio o con los dedos) lleva a su deformación o volcado, dando así un aspecto poco agradable para el cliente y poco profesional.  Un proceso lento por el cuidado que hay que tener para evitar los problemas, como la contaminación por contacto para las personas con alergias o intolerancias.
Para evitar todo esto la funda está diseñada de modo que cubre totalmente la pala por los dos lado e incluye una lengüeta en su parte posterior que ayuda a facilitar la salida de la pala, con un solo dedo sin tocar la porción en ningún momento. La pala se mantiene limpia y la funda depositada en la parte de abajo de la porción, ayudando así a su correcta posición el el plato.  

Hasta ahora la solución ha sido que, luego de emplear la pala directamente sobre los postres y tartas, se realice un paso intermedio (que es además imprescindible al cambiar de sabor o de fórmulas/ingredientes según alergias alimentarias, exigencias del cliente), en el que hay que limpiar la pala con agua y luego secar con papel. Este paso de limpieza entre porción y porción consume tiempo y energía del personal (cuando la ocasión es de muchos comensales se necesitan varias paletas y una persona solo para este fin) y se requieren utensilios adicionales como cubeta con agua, rollo de papel,  consumo de agua y papel que se puede evitar con la funda desechable. Además, el propio proceso de limpieza no sólo disminuye la fluidez del proceso de atención, sino que además disminuye ante el cliente la impresión profesional del servicio. 

La funda para pala pastelera asegura un trabajo preciso, rápido y eficiente. Con mejores resultados en el emplatado de los postres y con un menor consumo de recursos: personal, papel, agua y utensilios.
La funda ya está diseñada, patentado su modelo de utilidad y previstos los aspectos amplios de sus variantes de productos/usos, identificación de mercados de clientes potenciales y formas de comercialización.

 

 

FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN

Rellena el siguiente formulario con tus datos personales y nos pondremos en contacto contigo para formalizar tu inscripción al programa.

+INFORMACIÓN

950 181700

camaraemprende@camaradealmeria.com